El gusanito Tico

Silvia Retamosa Alguacil (Autor)

 

Pedro Carchenilla Gómez (Ilustrador)

 





Cómpralo ya en papel:

13.00€
Numero de ejemplares:  

Sinopsis

Tico es un gusanito que vive en el bosque. Y aunque a veces se encuentra triste por ser pequeño, eso no impide que siga su camino y ponga todo su esfuerzo en hacerse mayor. Porque a veces ser pequeño no permite hacer las cosas que nos gustarían, pero es un proceso esencial para crecer y conseguir lo que deseamos. ¡Pues somos pequeños para aprender a ser mayores!

Detalles del Libro


ISBN/13:

Num. Páginas:

Tamaño:

Año de publicación:

Editorial:

Categoría:

9788417105549

26

210 X 170 mm

2018

Mr. Momo

Álbumes ilustrados

Silvia Retamosa Alguacil (Autor)

Silvia Retamosa Alguacil (Autor)

Silvia Retamosa es educadora infantil y psicomotricista con una experiencia de más de quince años. Desde siempre le ha interesado el mundo de los niños y todo su proceso evolutivo y educativo. Diplomada en Arte Dramático, durante un tiempo aunó sus dos pasiones: los peques y el teatro. «El gusanito Tico» es su primer cuento publicado, basado en una interpretación personal de una sesión de psicomotricidad. Actualmente está escribiendo su tercer cuento y el segundo está en proceso de ilustración.

Pedro Carchenilla Gómez (Ilustrador)

Pedro Carchenilla Gómez (Ilustrador)

Desde pequeñito le ha gustado dibujar y crear sus propios cuentos y juegos. Aún sin saber dibujar muy bien ya le fascinaban los colores y cómo aparecía en el papel cuanto imaginaba. Ya en plena adolescencia ingresó en la Escuela Municipal de Arte de Fuensalida para desarrollar sus habilidades pictóricas, aprendiendo nuevas técnicas y estilos que más adelante le ayudarían en su vida creativa. De hecho, su primer trabajo artístico fue en una serigrafía como diseñador, donde también aprendió a manejar programas de diseño que le abrieron un nuevo camino en la ilustración digital. Tanto le gustó que hzo un máster en Diseño Gráfico y otro en Diseño Web. Comenzó a colaborar con agencias de publicidad creando carteles, papelería, webs…, además de seguir pintando al óleo, murales y decorando estancias infantiles. Y mientras la imaginación y la creatividad iban volando, se interesó también por el arte dramático: cursó tres años de Interpretación y uno de Dirección. Y del camino del diseño y la ilustración, al mundo de la escenografía, pues al poco tiempo ya formaba parte del equipo de La Usina, una sala alternativa de Madrid para la que todavía sigue creando carteles. Llevó una sección de «transfer» en una multinacional que le sirvió para aprender otros nuevos campos y maquinarias de diseño. Por esta época comenzó su maravillosa inclusión profesional en la ilustración de cuentos infantiles.

Menciones en prensa y otros enlaces:

No existen menciones para este libro